Pechugas de pollo con nata: receta de Arguiñano para disfrutar

¿Alguna vez has estado en la búsqueda de una receta deliciosa y fácil de preparar para tus pechugas de pollo? ¡Pues estás en el lugar correcto! Hoy voy a compartir contigo una receta que te dejará con la boca agua: las pechugas de pollo con nata estilo Arguiñano. Estas pechugas son una explosión de sabor gracias a la combinación de ingredientes simples pero increíblemente sabrosos. Prepara tu delantal y ponte cómodo, ¡que vamos a empezar a cocinar!
pechugas de pollo con nata arguiñano

¡Hola amigo! Hoy te quiero compartir una receta deliciosa y fácil de preparar: pechugas de pollo con nata al estilo Arguiñano. Esta es una opción perfecta para disfrutar de un plato sabroso y lleno de sabor. Así que, agarra tu delantal y prepárate para impresionar a tus seres queridos con esta increíble receta.

Ingredientes:

  • Pechugas de pollo – 4 unidades
  • Nata para cocinar – 200 ml
  • Aceite de oliva – 2 cucharadas
  • Ajo – 2 dientes, picados
  • Cebolla – 1 unidad, cortada en juliana
  • Pimienta negra – al gusto
  • Sal – al gusto
  • Perejil fresco – para decorar

Paso a paso:

Paso 1: Preparación de las pechugas de pollo

Comencemos por sazonar las pechugas de pollo con sal y pimienta negra al gusto. Asegúrate de cubrir bien ambos lados de las pechugas.

Paso 2: Cocinar las pechugas

En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto. Añade las pechugas y cocínalas durante 5 minutos por cada lado, o hasta que estén doradas y cocidas por completo. Una vez listas, retíralas de la sartén y déjalas reposar en un plato aparte.

Paso 3: Preparación de la salsa de nata

En la misma sartén donde cocinaste las pechugas de pollo, añade un poco más de aceite de oliva si es necesario. Añade el ajo picado y la cebolla en juliana. Cocínalos durante 5 minutos, o hasta que estén dorados y tiernos.

QUIZÁ TE INTERESE:  Especias para salmón a la plancha: descubre las mejores opciones para realzar su sabor

Ahora, es el momento de agregar la nata para cocinar a la sartén. Remueve bien todos los ingredientes y deja cocinar a fuego medio-bajo durante unos minutos, hasta que la salsa se espese ligeramente. Asegúrate de seguir removiendo para evitar que se pegue.

Si deseas darle un toque extra de sabor, puedes añadir sal, pimienta y especias de tu elección. Recuerda probar la salsa y ajustar la sazón según tus preferencias.

Paso 4: Servir y disfrutar

Una vez que la salsa esté lista, puedes volver a colocar las pechugas de pollo en la sartén. Cubre las pechugas con la salsa de nata y asegúrate de que estén bien impregnadas. Calienta todo durante unos minutos para que las pechugas se impregnen del sabor de la salsa.

Finalmente, sirve las pechugas de pollo con nata en platos individuales, decorándolas con perejil fresco picado. Puedes acompañar este delicioso plato con arroz blanco, verduras asadas o una ensalada fresca. ¡Y listo! Ya tienes un plato delicioso y lleno de sabor listo para disfrutar.

Espero que esta receta de pechugas de pollo con nata al estilo Arguiñano te haya gustado. Anímate a probarla en casa y sorprende a todos con tus habilidades culinarias. ¡Buen provecho!

Pechugas de pollo con nata Arguiñano
Ingredientes Pollo, nata, sal, pimienta
Tiempo de preparación 30 minutos
Dificultad Fácil
Sabor Delicioso y cremoso
Presentación Servir con arroz blanco y verduras al vapor

pechugas de pollo con nata arguiñano
¡Vaya fiesta de sabor hemos tenido hoy hablando de las pechugas de pollo con nata al estilo Arguiñano! Si todavía no has probado esta deliciosa receta, estás perdiéndote de algo grandioso. Así que, para facilitarte las cosas, aquí te dejo un paso a paso resumido para que no tengas excusa:

QUIZÁ TE INTERESE:  Comer en Manresa: Descubre los mejores restaurantes y saborea la gastronomía local

1. Primero, sazona las pechugas de pollo con sal y pimienta al gusto. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes agregar también algunas hierbas o especias de tu elección.

2. En una sartén caliente con un poco de aceite, cocina las pechugas de pollo hasta que estén doradas por ambos lados. Recuerda que es importante cocinarlas completamente para evitar posibles problemas de salud.

3. Una vez que las pechugas estén listas, retíralas de la sartén y reserva en un plato aparte.

4. En esa misma sartén, vierte la nata (crema de leche) y remueve para integrarla con los jugos y sabores que quedaron de cocinar el pollo. Añade un poco de sal y pimienta si lo consideras necesario.

5. Deja que la nata comience a calentarse y espese un poco. Mientras tanto, aprovecha para precalentar el horno a temperatura media.

6. Una vez que la salsa esté bien caliente y espesa, coloca las pechugas de pollo en un recipiente apto para horno. Baña las pechugas con la nata caliente, asegurándote de que queden bien cubiertas de todos lados.

7. Lleva el recipiente al horno precalentado y cocina las pechugas durante unos 15-20 minutos, o hasta que estén bien jugosas y tiernas. Asegúrate de que la temperatura interna de las pechugas alcance al menos 74°C para garantizar una cocción adecuada.

8. Una vez que las pechugas estén listas, retíralas del horno y sírvelas calientes. Puedes acompañarlas con arroz, puré de patatas o una ensalada fresca, ¡tú decides!

Listo, con estos simples pasos tendrás en tu mesa unas pechugas de pollo con nata al estilo Arguiñano dignas de aplausos y muchos buñuelos. ¡Disfrútalas con gusto y olvídate de la cocina complicada!

Publicaciones Similares